¿Pueden los perros comer naranjas?

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker
aprobado para perros
perro y naranja

Historia en Breve -

  • Las naranjas son excelentes como premio para perros, ya que pueden proporcionar nutrientes, como vitamina C, potasio y fibra
  • El consumo excesivo puede provocar trastornos gastrointestinales, pero no es un alimento tóxico
  • Los gatos, siendo carnívoros obligados, probablemente no consuman naranja, pero tampoco es un alimento tóxico para ellos
  • Consulta a un veterinario para averiguar qué alimentos son adecuados para el estado de salud de tu mascota

Las frutas cítricas, como las naranjas, son muy apreciadas debido a su textura jugosa, sabor dulce y refrescante, y por sus beneficios vitales para la salud. Sin embargo, si al disfrutar una naranja, notas que tu perro fija su mirada en esta, podrías sentir la curiosidad de saber si puede tolerar o no esta fruta. Continúa leyendo para descubrir si los perros pueden consumir naranja y si son beneficiosas para el bienestar de tu compañero canino.

¿Son las naranjas buenas para los perros?

Según el Dr. David Dilmore, del Banfield Pet Hospital, las naranjas, tangerinas y clementinas no son tóxicas para los perros. Las naranjas son excelentes como premio para perros, ya que proporcionan nutrientes como vitamina C, potasio y fibra, mientras que son bajas en sodio.

Estos nutrientes también pueden promover una mejor salud del sistema inmunológico canino. La vitamina C, en particular, puede desempeñar un papel importante en la mejora de las funciones del sistema inmunológico canino y puede beneficiar la producción de colágeno. Cuando los perros comen mandarinas, naranjas y tangerinas, también obtienen otros nutrientes vitales como fibra, potasio y folato.

En un artículo de PetMD, la Dra. Stephanie Liff, del Brooklyn Care Veterinary Hospital, señala que la vitamina C puede ser útil para los perros que han ingerido sustancias tóxicas como polvo de cebolla, propilenglicol y otras toxinas.

La Dra. Christine Keyserling, de The Animal Medical Center en Nueva York, también agrega que, si bien, la mayoría de los perros no requieren suplementos adicionales de vitamina C, puede ser útil proporcionar la cantidad correcta de naranjas. Esto se debe a que la capacidad del hígado canino para producir vitamina C puede disminuir debido a ejercicios extremos o largos períodos de estrés.

 

¿Qué cantidad de naranja es segura para perros?

Dilmore informa que uno o dos pedazos de naranja al día pueden ser buenos para los perros, ya que cantidades más elevadas pueden causar heces blandas. Antes de alimentar a tu perro con naranjas, asegúrate de eliminar las semillas y la cáscara.

Las naranjas contienen azúcares naturales, así que alimenta a tu mascota con moderación. Liff reitera: “Las naranjas pueden afectar los valores sanguíneos en los perros diabéticos, debido a los niveles de vitamina C en lugar de los niveles de azúcar, por esto sería mejor evitarlas en estos pacientes”. Los vegetales de bajo índice glucémico serían una mejor opción de tratamiento para los perros diabéticos.

 

¿Pueden los perros comer cáscaras de naranja?

No los alimentes con cáscaras de naranja. Estas son ásperas para el tracto digestivo canino y difíciles de descomponer, lo que puede ocasionar problemas digestivos, como trastornos gastrointestinales.

Además, Trupanion, la compañía de seguros para mascotas destaca que los aceites venenosos encontrados en las semillas, hojas, cáscaras o tallos del naranjo pueden causar efectos adversos potencialmente mortales si son consumidos por perros.

 

¿Es bueno el jugo de naranja para los perros?

Aunque tu perro puede obtener una pequeña cantidad de naranja, debes tener cuidado al alimentarlo con jugo de naranja, ya que realmente no existe ninguna razón para ofrecer jugo a las mascotas.

En general, los perros no deben consumir jugo de naranja producido comercialmente porque a menudo contienen altas cantidades de azúcar (natural o artificial) que pueden provocar problemas de salud o empeorar los padecimientos existentes. Por ejemplo, el jugo de naranja puede provocar problemas dentales, como el deterioro del esmalte de los dientes.

Permitir que los perros consuman jugo de naranja también puede exponerlos a altas cantidades de ácido cítrico. Si bien, esta sustancia se encuentra naturalmente en la naranja, en grandes cantidades puede desencadenar dolores de estómago o aumentar el riesgo de problemas estomacales crónicos. En algunos casos, tu perro puede experimentar heces ácidas una sensación de ardor al defecar.

 

¿Pueden los gatos comer naranja?

Aunque estos cítricos son potencialmente beneficiosos para los perros, los gatos probablemente no consumirán naranjas en lo absoluto. La Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad a los Animales (ASPCA, por sus siglas en inglés) enfatiza que la cascara y corteza de la naranja son tóxicas para los gatos y otros animales, como los caballos. Los gatos también manifiestan un rechazo natural hacia esta fruta.

Las cáscaras de naranja también contienen aceites esenciales que podrían contaminar la fruta y necesitar una enzima hepática llamada glucuronil transferasa para metabolizarse de manera efectiva. Aunque esto se puede encontrar en humanos, en los gatos no se observa. El mentol que se encuentra en el aceite de naranja también puede ser tóxico porque el cuerpo de los gatos no puede metabolizarlo adecuadamente. Por último, el contenido de psoraleno de las naranjas puede causar indigestión y depresión en gatos.

También se sabe que las naranjas provocan fotosensibilidad, vómito o diarrea grave en gatos, mientras que su contenido de ácido cítrico puede causar irritación y otros problemas de salud en el sistema nervioso central de estos animales.

La buena noticia es que a los gatos no les agrada comer naranja de todas formas.

 

Proporciónalas con precaución: Alimenta a tu perro con naranjas, pero con moderación

Los dueños responsables de mascotas pueden ofrecerles naranjas a los perros con moderación, como un snack, incluyendo a las mandarinas o tangerinas. Evita darle jugo de cítricos a perros o gatos.

Si deseas enriquecer la alimentación de tu mascota con frutas y verduras, consulta a un veterinario para averiguar qué alimentos son adecuados y perjudiciales para el estado de salud de tu mascota.