¿Pueden los perros comer uvas?

Escrito por Dr. Karen Shaw Becker

no apto para mascotas

Historia en Breve -

  • Las uvas en grandes cantidades pueden ser malas para los perros, ya que esta fruta puede causar insuficiencia renal aguda. No se conoce la razón exacta de esta ocurrencia
  • Un estudio encontró que los casos más graves de envenenamiento por uvas ocurren cuando ingieren una cantidad de 10 a 57 gramos por kilogramo del peso corporal
  • Si notas que tu perro comió accidentalmente una gran cantidad de uvas (o pasas), debes tomar medidas inmediatas, así que acude rápidamente a la sala de urgencias
  • Los gatos son menos susceptibles a las complicaciones por comer uvas, ya que los investigadores creen que, debido a sus hábitos y apetitos exigentes, tienen un menor índice de consumo de alimentos tóxicos

Las uvas son de las frutas más producidas y consumidas en todo el mundo. De acuerdo a la Universidad de Missouri, innumerables naciones producen anualmente un total de 72 millones de toneladas de esta fruta, y agosto es el mejor mes para la cosecha.

Las uvas están tan profundamente arraigadas en la historia que, de hecho, hay todo un campo de estudio dedicado a ello: la viticultura. Una de las primeras evidencias del cultivo de uva es de un vino de 9,000 años (con una combinación de arroz y miel) que se encuentra en fragmentos de cerámica ubicados en una aldea en el centro de China. En Irán, se han recuperado tarros ácidos de uva de 7,400 años.

El amor que los humanos le tienen a las uvas es igual al que les tiene a los perros. Desde que estos animales amigables fueron domesticados, las personas han estado alimentando a sus mascotas con restos de alimentos, incluyendo uvas. Sin embargo, en los últimos años, es posible que haya escuchado que las uvas pueden ser tóxicas para los perros. Sin embargo, también hay evidencia de que no causa problemas. Entonces, ¿qué deberías creer?

¿Pueden los perros comer uvas?

La Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad a los Animales (ASPCA), reconoce que las uvas pueden ser tóxicas para los perros, pero la verdad exacta aún se desconoce. Sin embargo, lo que es interesante, es que este fenómeno tuvo prominencia hace unas décadas. Antes, era inaudita la toxicidad de la uva en las mascotas.

En 2016, entrevisté a Melissa Gardner, una especialista en inteligencia que trabaja para la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). También es una ex oficial de inteligencia para el ejército y una becaria Fulbright en el Reino Unido (U.K.).

En nuestra entrevista, Gardner describe una teoría plausible que explica por qué en los últimos años las uvas comenzaron a ser inseguras para los perros y para las mascotas en general. Descubrió que el vino de las uvas de California contiene grandes cantidades de fluoruro debido a la criolita, un pesticida a base de fluoruro que también contiene otros elementos como el sodio y el aluminio.

La fumigación con criolita comenzó en la década de 1980 cuando la Agencia de Protección Ambiental (EPA) aprobó su uso. Incidentalmente en 1989 los veterinarios comenzaron a notar la toxicidad de las pasas en los perros y en ese mismo período los europeos detectaron altas cantidades de fluoruro en el vino importado de California.

De acuerdo con las conclusiones de Gardner, los estudios deben ser financiados para determinar estas afirmaciones. Mientras tanto, ella recomienda que los dueños de las mascotas prueben los niveles de fluoruro en perros que han desarrollado toxicidad por pasas. Los resultados en las muestras de orina y sangre pueden indicar si tu mascota ingirió una gran cantidad de fluoruro para poder tomar el tratamiento adecuado.

Cuando los perros comen uvas pueden ocurrir dos cosas: o bien no sucede nada o pueden desarrollar síntomas alarmantes, especialmente cuando consumen en grandes cantidades. Un estudio encontró que los casos más graves de envenenamiento ocurren cuando la cantidad de uva ingerida es de 10 a 57 gramos por kilogramo de peso corporal. Si tu perro come accidentalmente una uva, es posible que no muestre ningún síntoma. Pero si notas que comió un racimo de uvas, prepárate para lo siguiente:

Vómitos o diarrea (usualmente horas después de comer) Pérdida de apetito Cansancio, debilidad o tranquilidad inusual

Dolor abdominal

Deshidratación

Oliguria (disminución en la producción de orina) Anuria (no excreción de orina)

Mal aliento

Úlceras en la boca

Temblores Convulsiones

Coma

Otra cosa que debes tener en cuenta es insuficiencia renal, que puede ser fatal para tu mascota. Varios estudios han señalado que una toxina desconocida en las uvas y las pasas provoca la insuficiencia renal.

Ten en cuenta que todos los síntomas suelen aparecer siempre dentro de las 24 horas, principalmente después de seis horas de su consumo. Es necesario realizar más estudios para determinar qué causa específicamente los problemas digestivos en los perros, ya que hay otros factores que pueden contribuir al problema.

Por ejemplo, se ha descubierto que los perros que desarrollaron insuficiencia renal tienen uvas en el estómago y también una gran cantidad de otros alimentos. En mi experiencia personal, le he dado a los perros extracto de semilla de uva con excelentes resultados, lo que significa que ciertos compuestos en las uvas pueden beneficiar la salud de su mascota.

Mi perro comió muchas uvas — ¿Qué puedo hacer?

Los investigadores han descubierto que hay tiempo suficiente para el tratamiento, ya que han podido sacar uvas enteras del estómago de un perro muchas horas después de haberlas ingerido. Sin embargo, si observas que su perro comió accidentalmente una gran cantidad de uvas, debes tomar medidas inmediatas para evitar la muerte, ya que no se sabe lo que podría sucederle a tu perro si lo pospones demasiado tiempo. Esto es lo que hay que hacer:

  1. Llama inmediatamente al veterinario para asesoramiento e intervención.
  2. Si no puedes llevarlo al veterinario de inmediato, puedes inducir el vómito (suponiendo que tu perro comió las uvas en los últimos 30 minutos) administrando peróxido de hidrógeno al 3 % (2 mililitros por kilogramo de peso corporal, pero no más de 45 mililitros) seguido de carbón activado.
  3. Para administrar peróxido de hidrógeno, puedes usar una jeringa (sin aguja) y aplicar el líquido en la parte posterior de la boca del perro. También puede funcionar un gotero en esta situación. Igualmente, he mezclado el peróxido de hidrógeno con un poco de miel o caldo para digerirlo más rápido. El vómito usualmente ocurre a los 15 minutos de la administración.
  4. Después de que haya vomitado, llévala al veterinario para un monitoreo y una terapia de líquidos por vía intravenosa (IV), que se requiere durante dos días para rehidratarse y reparar los riñones.
  5. Si el vómito no ayudo, el veterinario procederá a un lavado gástrico para eliminar las uvas de inmediato y proceder al paso 4.

Mientras que inducir el vómito puede ayudar, PetMD señala que éste método no debe intentarse si el perro está:

  • Inconsciente
  • Tiene problemas para respirar
  • Muestra signos de angustia o shock.
No provoques el vómito si no estás seguro de que tu mascota comió uvas.

¿Pueden los gatos comer uvas?

Curiosamente, los gatos son menos susceptibles a las complicaciones por comer uvas, ya que los investigadores creen que, debido a sus hábitos y apetitos más exigentes, tienen un menor índice de consumo de alimentos tóxicos. Sin embargo, eso no significa que estén fuera de peligro.

Almacena tus alimentos adecuadamente para evitar problemas con las mascotas

Dado lo inteligentes que pueden ser los perros y los gatos, tarde o temprano van a tomar un bocado de tu comida. Para evitar problemas de salud y evitar el estrés emocional, guarda tu comida fuera del alcance de tu mascota o colócala en recipientes que no se puedan abrir fácil. El consumo ocasional no es malo, pero tampoco hay que exagerar. Ante todo, siempre ten en cuenta la salud de tu mascota.

Preguntas frecuentes sobre darles uvas a los perros

P: ¿Son dañinas las uvas para los perros?

R: Sí, las uvas pueden ser dañinas para los perros, ya que esta fruta puede causar una variedad de complicaciones, como insuficiencia renal. Se desconoce la razón exacta por la que ocurre esto, pero es importante que no le des uvas a tu perro. Por otro lado, es posible que algunos perros no sufran daños por el consumo de uvas.

P: ¿Podrían las uvas matar a los perros?

A: Sí. En un estudio publicado en la revista de Veterinary Medicine se evaluó la insuficiencia renal en 43 perros debido al consumo de uva, el 12 % murió, mientras que el 35 % tuvo que ser sacrificado debido a la falta de respuesta al tratamiento.

P: Mi perro se comió una uva. ¿Estará bien?

A: Las uvas se digieren lentamente, lo que puede darte tiempo suficiente para buscar ayuda. Ir a un veterinario e inducir el vómito puede aumentar las posibilidades de supervivencia de tu mascota.