¿Pueden las mascotas comer queso?

Escrito por Dra. Karen Shaw Becker
apto para mascotas
perro come queso

Historia en Breve -

  • Los perros pueden consumir pequeñas cantidades de queso, ya que contiene nutrientes como proteínas y calcio
  • Si quieres alimentar a tu perro con queso, se recomienda alejarse de las variedades con cebolla o cebollín, ya que estos alimentos no son adecuados para las mascotas
  • Es necesario que los gatos consuman mínimas cantidades, ya que no toleran adecuadamente la lactosa que se incluye en este alimento
  • Las mascotas con intolerancia grave a la lactosa o alergia a los lácteos pueden experimentar reacciones secundarias a pesar de consumir cantidades muy pequeñas de este alimento

Es probable que te hayas preguntado si el queso es bueno para las mascotas. La buena noticia es que el queso es adecuado para la mayoría de las mascotas, mientras elijas opciones saludables y proporciones cantidades apropiadas. En este artículo encontrarás la manera de alimentar con queso a tu mascota, así como las diferentes variedades que no desarrollan efectos secundarios y las razones por las cuales la moderación es realmente importante con este tipo de alimentos.

¿Pueden los perros comer queso?

Los perros pueden consumir pequeñas cantidades de queso como premio, ya que contiene nutrientes como proteínas, calcio, ácidos grasos esenciales y complejos de vitamina A y B. De acuerdo con el American Kennel Club (AKC, por sus siglas en inglés), los entrenadores generalmente utilizan queso como premio, mientras que algunas personas lo utilizan para esconder píldoras o medicamentos para facilitar su consumo.

Si quieres alimentar a tu perro con queso, es necesario considerar que algunas variedades no son adecuadas para su consumo, en particular aquellas preparadas con cebolla o cebollín. Se recomienda consultar a un veterinario para saber si tu perro tiene permitido comer queso, así como las cantidades adecuadas para su estado de salud.

Busca queso de vacas alimentadas con pastura de un agricultor local o de un mercado agrícola porque ofrecen mayores nutrientes que el queso procesado disponible en los supermercados o tiendas de abarrotes. El queso altamente procesado (de larga conservación) no es saludable para las mascotas.

¿Afecta el queso a los perros?

Los perros pueden consumir pequeñas cantidades de queso con menores cantidades de grasa. El queso debe ser considerado como un premio y no como una manera de ofrecer una nutrición equilibrada a las mascotas. Como se mencionó anteriormente, elige quesos simples, ya que algunos productos pueden estar preparados con ingredientes adicionales como cebollas y cebollines que pueden ser muy tóxicos para los perros.

Otras variedades de queso son ricas en grasa, y su consumo en exceso puede causar vómito, aumento de peso y obesidad, especialmente si el sobrepeso es una afección existente. También es posible que desarrollen un mayor riesgo de pancreatitis o inflamación pancreática. Asimismo, es mejor evitar completamente el consumo si existe una intolerancia grave a la lactosa o alergia a los lácteos, así como las siguientes afecciones:

  • Problemas renales — La mayoría de los quesos contienen cantidades muy elevadas de sodio que pueden ser perjudiciales para los perros con enfermedad renal progresiva.
  • Problemas gastrointestinales — El consumo excesivo de queso puede causar malestar, estreñimiento o diarrea.

¿Pueden los perros comer queso cottage?

Los perros pueden consumir queso cottage orgánico como premio ya que contiene pocas cantidades de grasa y sodio. En caso de que tu mascota consuma este tipo de alimentos de manera regular, las opciones con bajo contenido de grasa pueden ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar obesidad.

Sin embargo, es necesario consultar a un veterinario sobre la cantidad adecuada de queso cottage que tu perro puede consumir, ya que el consumo excesivo puede ponerlo en riesgo de desarrollar efectos secundarios. En términos generales, TODOS los premios deben representar menos del 10 % del consumo total de calorías de tu mascota.

¿Qué tipos de queso pueden comer los perros?

Los perros pueden consumir queso cottage orgánico como premio ya que contiene pocas cantidades de grasa y sodio. En caso de que tu mascota consuma este tipo de alimentos de manera regular, las opciones con bajo contenido de grasa pueden ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar obesidad.

Sin embargo, es necesario consultar a un veterinario sobre la cantidad adecuada de queso cottage que tu perro puede consumir, ya que el consumo excesivo puede ponerlo en riesgo de desarrollar efectos secundarios. En términos generales, TODOS los premios deben representar menos del 10 % del consumo total de calorías de tu mascota.

  • Queso mozzarella y queso de cabra — Los perros pueden consumir queso mozzarella o queso de cabra debido a su bajo contenido de grasa.
  • Queso crema — El queso crema es seguro para los perros, pero aquellas mascotas con intolerancia a la lactosa pueden experimentar problemas digestivos debido a su contenido de lactosa. También existen variedades con grandes cantidades de grasa que pueden desarrollar un aumento de peso con el tiempo.
  • Queso americano de larga conservación — Este queso no es saludable para el consumo canino, ya que se encuentra pasteurizado y altamente procesado. El queso americano también puede contener ingredientes artificiales como citrato de sodio, fosfato de calcio y natamicina, los cuales no son adecuados para las mascotas.
  • Queso cheddar — Generalmente se produce con grandes cantidades de leche de vaca, por lo que podría no ser adecuado para aquellos perros con intolerancia a la lactosa. Asimismo, el queso cheddar suele estar altamente procesado, y a menudo se prepara con ingredientes artificiales que pueden afectar negativamente el bienestar de tu mascota.
  • Queso azul — Los perros no pueden consumir ningún tipo de queso azul. Si tienes queso azul en casa, mantenlo lejos del alcance de tu perro. Según la organización benéfica Blue Cross, con sede en el Reino Unido, durante la producción de este tipo de queso se utiliza un hongo para desarrollar una sustancia conocida como roquefortina C.

Los perros pueden desarrollar una sensibilidad a esta sustancia, y pueden experimentar temperaturas elevadas, vómito, diarrea y convulsiones si se consume. Una vez que tu perro experimente estos efectos secundarios, es necesario buscar atención médica inmediata.

Sin importar qué tipo de queso añadas a la alimentación de tu perro, presta atención a los efectos secundarios, que pueden desencadenar otros problemas de salud. Una vez que observes indicadores de reacciones adversas en tu perro, es necesario detener el consumo de este alimento y consultar a un veterinario de inmediato para abordar el problema.

¿Pueden los gatos comer queso?

Si puedes ofrecerle queso preparado con leche de vaca alimentada con pastura, el veterinario Dr. Jeff Werber sugiere que consuma cantidades muy pequeñas como premio o para esconder sus medicamentos. Se recomienda consultar estas técnicas con el veterinario antes de ofrecer estos alimentos a tu gato.

En teoría, los gatos no deberían consumir queso en cantidades excesivas, ya que no es esencial para su alimentación nutricionalmente densa y apropiada para su especie. Numerosos gatos desarrollan una sensibilidad a la lactosa que se encuentra en la leche de vaca. A los gatos les resulta difícil digerir adecuadamente la lactosa, y al consumir grandes cantidades de queso con lactosa, pueden experimentar gases, diarrea o vómito.

Es necesario que las mascotas consuman este alimento con moderación

Aunque el consumo de queso en pequeñas cantidades puede proporcionar nutrientes o ayudar a ocultar los medicamentos, su consumo en exceso puede causar efectos secundarios y reducir la calidad de vida. La mayoría de los quesos disponibles en el supermercado actualmente se encuentran repletos de un alto contenido de lactosa, ingredientes artificiales y aditivos que pueden desarrollar problemas de salud.

Para mayor información sobre cómo alimentar a las mascotas con queso sin aumentar el riesgo de desarrollar efectos secundarios, así como otros alimentos que pueden aumentar su bienestar, consulta mi libro electrónico “Premios Caseros para Mascotas Saludables”. Asimismo, consulta a un veterinario para mayor información sobre los alimentos que ofrecen las cantidades adecuadas de nutrientes para un mejor crecimiento y prosperidad.

Preguntas frecuentes sobre el consumo de queso de las mascotas

P: ¿Deben los perros comer queso?

R: El queso puede ser un premio, pero en pequeñas cantidades. Algunos tipos de queso adecuados para el consumo de los perros son: queso cottage, mozzarella, queso de cabra y queso crema bajo en grasa, todos ellos contienen pequeñas cantidades de grasa.

P: ¿Cuáles son las consecuencias en los perros debido al alto consumo de queso?

R: Los perros que consumen grandes cantidades de queso pueden experimentar vómito, aumento de peso, reacciones alérgicas y un mayor riesgo de desarrollar obesidad y pancreatitis.

P: ¿Los perros pueden comer macarrones con queso?

R: No. Los macarrones con queso son ricos en carbohidratos, y los perros no tienen una exigencia de carbohidratos. Si los perros consumen este alimento con frecuencia, es probable que estén consumiendo un alimento que carece de nutrientes y aumente su riesgo de desarrollar problemas de salud como obesidad, artritis y diabetes tipo 2. El queso utilizado para preparar este platillo también puede ser rico en grasa y causar efectos secundarios, así como otras reacciones adversas.

P: ¿Es bueno el queso para los gatos?

R: En general, el queso es seguro para los gatos, pero únicamente cuando se encuentra preparado con leche de vaca alimentada con pastura y es administrado en pequeñas cantidades como premio o para ocultar medicamentos. Sin embargo, es necesario evitar su consumo en grandes cantidades, ya que puede desarrollar efectos secundarios como gases y diarrea debido a la lactosa disponible en este alimento.

P: ¿Pueden los gatos comer queso crema?

R: Es necesario evitar que los gatos consuman queso crema. Por lo general, este popular alimento se prepara con crema, o una combinación de leche y crema, y contiene cantidades de lactosa que pueden provocar gases, diarrea y otros efectos secundarios relacionados.