¿Las mascotas pueden comer pollo?

Escrito por Dra. Karen Shaw Becker
apto para mascotas
mascotas pueden comer pollo organico

Historia en Breve -

  • El pollo es una opción alimenticia segura y saludable para las mascotas. Se puede consumir crudo o cocido, pero sin huesos
  • Sin embargo, es importante considerar que no todo el pollo es criado de igual forma. Si buscas lo mejor para tu mascota, debes evitar por completo el pollo que proviene de operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés). El pollo de pastoreo es una opción más segura y saludable
  • Si no lo utilizas como parte de una dieta balanceada y se lo das a tu mascota únicamente como premio, entonces solo debe constituir el 10 % de su consumo calórico diario

El pollo es uno de los alimentos que puede proporcionarle a tu mascota la proteína de alta calidad que necesita, particularmente el que proviene de fuentes orgánicas de pastoreo. Sigue leyendo para descubrir cómo diferenciar el pollo de corral del convencional, qué nutrientes proporciona y cómo puede beneficiar la salud de tu mascota.

Por qué el pollo orgánico de pastoreo es tu mejor opción

Si se lo das pollo a tu mascota como premio, el pollo debe constituir el 10 % de su consumo calórico diario. Sin embargo, es importante considerar que no todo el pollo es criado de igual forma. Si buscas lo mejor para tu mascota, debes evitar por completo el pollo que proviene de operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO, por sus siglas en inglés), ya que estos animales se crían bajo condiciones insalubres, reciben antibióticos y hormonas de forma rutinaria y su alimento contiene sustancias químicas e ingredientes transgénicos.

Por otro lado, los pollos de pastoreo son una opción más saludable y segura, ya que se les permite andar libres por las grajas en busca de su alimento de forma natural (semillas, insectos, gusanos y plantas). Además, estos animales se crían de forma humana, bajo condiciones sanitarias sustentables y no reciben antibióticos. Por lo tanto, tienen un menor riesgo de exponer a tu mascota a bacterias resistentes a los antibióticos que pueden causar enfermedades transmitidas a través de los alimentos.

Los estudios han demostrado que los pollos de corral contienen más nutrientes que los pollos CAFO. Según un artículo que se publicó en la revista Cogent and Food Agriculture, en comparación con los pollos de CAFO, la carne de pollos de pastoreo contiene "porcentajes significativamente mayores" de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA, por sus siglas en inglés), que incluyen las grasas omega-3 y omega-6. También demostró tener una mayor concentración de vitamina A.

¿El pollo podría beneficiar a tu mascota?

Como se mencionó anteriormente, el pollo es una buena fuente de proteínas, ya que contiene 22.2 gramos por porción de 100 gramos. Casi todo el cuerpo de tu mascota está compuesto por proteína, desde su piel y pelaje, hasta su corazón, cerebro, hígado y riñones. Cuando se combina con esteroles, produce las hormonas que ayudan a regular los cambios químicos en el cuerpo.

La proteína también ayuda a transportar la grasa y el colesterol a diferentes partes del cuerpo. Contiene enzimas que mejoran la digestión y ayudan a eliminar residuos. Además de las proteínas, el pollo también contiene los siguientes nutrientes:

  • Vitaminas B. Una porción de 100 gramos de pollo crudo contiene las siguientes cantidades de vitaminas B:
    • Tiamina: 0.066 miligramos
    • Riboflavina: 0.089 miligramos
    • Niacina: 10.217 miligramos
    • Ácido pantoténico: 0.854 miligramos
    • Folato: 4 microgramos
    • Vitamina B6: 0.55 miligramos
    • Vitamina B12: 0.39 microgramos

    Cada una de estas vitaminas B desempeña un papel importante en la salud de tu mascota. Por ejemplo, la vitamina B6 es crucial para producir glucosa, reforzar la salud inmunológica y regular las hormonas.

  • Selenio. El pollo contiene 17.8 microgramos de selenio por porción de 100 gramos. Este oligoelemento puede ayudar a mejorar la salud inmunológica y combatir el daño oxidativo.
  • Zinc. Una porción de 100 gramos de pollo contiene 0.66 miligramos de zinc. Este mineral puede ayudar a reforzar la función tiroidea y la salud inmunológica. En cachorros, la deficiencia de zinc retrasa el crecimiento y provoca diarrea.
  • Magnesio. El pollo es rico en magnesio ya que contiene 25 miligramos de este nutriente por porción de 100 gramos. El magnesio está involucrado en casi todos los procesos metabólicos del cuerpo. También participa en la formación ósea y regula las contracciones musculares. Un estudio sugiere que la deficiencia de magnesio puede aumentar el riesgo de cardiomiopatía en mascotas.
  • Hierro. Cien gramos de carne de pollo proporcionan 0.89 miligramos de hierro. El hierro es un elemento esencial para transportar el oxígeno, sintetizar el ADN, producir hemoglobina, así como para reforzar la inmunidad celular y el metabolismo de energía. Se sabe que la deficiencia de este mineral provoca diferentes tipos de anemia en animales.

Al igual que otras fuentes de proteínas de origen animal, el pollo contiene todos los aminoácidos esenciales que tu mascota necesita, uno de los cuales es la amino cisteína que contiene azufre, un antioxidante que también puede ayudar a diluir y limpiar la mucosidad a de las vías respiratorias, lo que podría ayudar a tratar las enfermedades respiratorias.

El pollo es seguro y saludable tanto para perros como para gatos. Puedes dárselo a tu mascota como premio y en ese caso, debe representar solo el 10 % de su consumo calórico diario. Se puede servir crudo o cocido, pero sin huesos. Al igual que los perros, para que tu gato tenga una salud óptima debe recibir una dieta equilibrada, así que si quieres satisfacer sus necesidades nutricionales debes asegurarte de combinar el pollo con otros alimentos frescos.

¿Cuándo no podría ser una buena opción para tu mascota?

Aunque el pollo es un premio saludable, también debes considerar que es uno de los principales alérgenos alimentarios para las mascotas. Esto se debe a que muchas mascotas desarrollan sensibilidades tras años de recibir alimentos procesados que contienen materias primas de grado alimenticio de bajo costo, como el pollo de granjas industriales que está muy contaminado con residuos químicos. Las alergias alimentarias pueden provocar irritación cutánea, comezón y problemas gastrointestinales.

Dale a tu mascota pollo orgánico como un premio saludable

El pollo es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, así que darle a tu mascota la carne y órganos de pollo como premio podría beneficiarla.

Y si lo cocinas, no olvides quitarle los huesos. Y recuerda, no te compliques, no quieras agregarle condimentos o saborizantes que puedan causarle malestar estomacal. Prueba estos premios saludables: crumpets verdes de pollo.

Recuerda que estos bocadillos y premios saludables deben representar solo hasta el 10 % del consumo calórico diario de tu mascota. Si tu mascota tiene necesidades dietéticas especiales, te sugiero consultar a un veterinario integrador u holístico para determinar la mejor manera de incluir pollo en la dieta de tu gato o perro.

Preguntas frecuentes sobre el pollo para mascotas

P: ¿Es seguro darle a mi mascota pollo cocido?

R: El pollo cocido es seguro para la mayoría de los perros y gatos, siempre y cuando no tengan alergias y le quites todos los huesos antes de dárselo.

P: ¿Podría el pollo causar enfermedades?

R: Por lo general, el pollo no causa ningún efecto adverso a menos que tu mascota tenga alergias, en ese caso puede provocar reacciones como comezón y problemas gastrointestinales.